¿Por qué Bali?

Bali es una isla que tiene un significado especial dentro de El guardián de recuerdos y, por ende, para mí. La he visitado en tres ocasiones con mi pareja, Gus. Las dos primeras veces fue el destino final de otros viajes por Java (Indonesia), islas Perhentians (Malasia) y Siem Reap (Camboya). En la última ocasión decidimos dedicarle a nuestra isla favorita nuestras tres semanas de vacaciones para recorrerla de punta a punta. 

Antes de llegar

La primera vez que visitamos Bali nos enamoramos de la isla. Veníamos de haber recorrido parte de la isla de Java, también en Indonesia, con alguna que otra dificultad. El primer día el taxista que nos llevaba a nuestro destino nos dijo que se detenía a mitad de camino porque había mucho tráfico y no le compensaba llevarnos. Conseguimos convencer de que continuara el trayecto. Otro día el autobús en el que íbamos se incendió el maletero. Yo me negaba a volver a subir una vez apagado el mismo, pero teníamos poca alternativa y lo hicimos. Subimos y al minuto bajamos, tal vez recapacitando sobre el valor de nuestras vidas. Y otro autobús que usamos para visitar Borobudur, un impresionante templo, tenía agujeros en el suelo. Literalmente veías el asfalto bajo tus pies mientras estabas sentado en una butaca rota que malamente soportaba tu peso.

 

He de decir que Java tiene también su lado amable: la gente está dispuesta a ayudarte, es una isla muy verde a pesar de la contaminación y sorprende que las ciudades no terminen nunca.  Al lado de una casa hay otra y otra y otra, sin saber muy bien dónde termina una ciudad y empieza otra. Y Yogyakarta es un destino obligado con sus magníficos templos Borobudur y Prambanan.

 

Una isla mágica

 

Pero hablaba de Bali, la mágica Bali. Después de la caótica Jakarta aterrizar en esta isla paradisíaca fue todo un regalo. Soy incapaz de describir qué tiene exactamente para hipnotizar tanto al visitante: la gente, los templos cada dos pasos – con razón su nombre significa la isla de los mil templos-, el hinduismo balinés que se vive en cada esquina, la libertad para moverte con seguridad en cualquier lugar, el estar rodeado del mar, los diferentes estilos de las playas.

Comparte

Si te gusta este artículo...

Si no quieres perderte ningún artículo...


Templos

 

Mi preferido es el templo de Uluwatu por el lugar en el que está, en medio de un acantilado con unas vistas increíbles al mar. Es un templo en el que no tienes que temer a los carteristas (en ningún lugar de la isla tienes que tener miedo de ellos, pero sí de los cambiadores de dinero), sino a los monos que están al quite de si te roban algo.

El segundo que más me gustó fue el Monkey Forrest en Ubud. De pronto estás dentro de la película el Templo Maldito de Indiana Jones, o esa fue la sensación que a mí me embargó. Un templo magnífico rodeado de árboles altísimos, lianas y, por supuesto, monos. Es un templo muy grande, paseas dentro del mismo por diferentes zonas. Además, está en la ciudad artística Ubud. Esta es probablemente la más agradable de visitar y pasear de Bali, rodeada de impresionantes arrozales. 

 

Por último, el tercero que destacaría es Pura Luhur Batukaru. Tuvimos la feliz idea de visitarlo en moto desde Kuta, nos alejamos en nuestro segundo año de visita a la isla. Son solo 50 kilómetros… en carreteras balinesas. Es decir, mínimo una hora y media de trayecto con tráfico y tramos sin asfalto. Pero es un trayecto que merece la pena. Te adentras en el interior de la isla, recorres pueblos en los que eres el único turista, atraviesas arrozales de quitar el hipo. El templo en sí no es especialmente llamativo por la estructura, pero sí por el lugar en el que está ubicado: rodeado de montañas y de ríos puedes caminar libremente por la zona y perderte también si quieres. Hablo con conocimiento de causa.

Playas

Más de uno dirá que Bali no es una isla de playas y yo no estoy tan de acuerdo. Es cierto que si buscas únicamente un destino de playa, este no es tu lugar. Iría entonces a las islas Perhentians, Malasia. 

El primer año me entusiasmó la playa que hay cerca del templo Uluwatu. Para llegar tenías que bajar por un pasadizo entre el acantilado y llegabas a una calita rodeada por paredes de piedra, un agua turquesa que llama a bañarse en medio del salvaje encanto de compartir toalla con los múltiples monos del lugar. La tercera vez que visitamos esta playa nos decepcionó un poco. Seguía en el mismo lugar, pero en esta ocasión debías dejar la moto en un aparcamiento de pago, pagar la entrada a la playa, bajar por unas escaleras recién construidas y compartir toalla con cientos de turistas más. Tanto el aparcamiento como el acceso a la playa tienen precios ridículos, pero hacen que el sitio pierda su encanto. Yo sigo guardando el recuerdo de una playa única, la que he querido reflejar en El guardián de recuerdos.

En cambio, en este último viaje descubrimos una playa perfecta en el este de la isla muy cerca de la conocida zona de buceadores Padangbai: Bias Tugel Beach. Es el sitio que cualquier amante de arena blanca y aguas turquesas puede desear. Es mejor visitarla con la marea baja, a partir de mediodía. En caso contrario puede pasar como a nosotros el segundo día que repetimos; el mar te deja tan solo unos centímetros de arena libre. El día en que fuimos, además, las olas no tenían nada que ver con el agua tranquila que nos habíamos encontrado el día anterior por la tarde. Rompían con fuerza contra la orilla y era imposible bañarse sin ser arrastrado al interior.

Cualquier playa de Nusa Dua, sobre todo si la disfrutas directamente desde tu hotel de lujo, satisfacerá a muchos: arena amarilla, mar en calma, lugar tranquilo. También tiene que ser el tipo de turismo que quieres realizar.

 

Nosotros recorrimos toda la isla rodeando la costa y estas fueron nuestras tres destacadas. 

Excursiones

Cascadas

Las famosas son las Gitgit, pero por recomendación de un autóctono no fuimos a esas. No teníamos tiempo para ir a más de una, así que seguimos su consejo y no nos arrepentimos. Lo que nos decía es que las de Gitgit están demasiado llenas de gente y son muy turísticas. Así que, desde Lovina cogimos la moto y fuimos a las de Sekumpul. no hace falta excursión organizada en absoluto y puedes ir tranquilamente a cualquier hora, una vez en las cascadas no hay que andar mucho. Son impresionantes, siete cascadas juntas una al lado de la otra rodeados de verde. Estuvimos bañándonos, yendo de una cascada a otra, paseando. Muy recomendable.

Volcán Batur

Este volcán, activo, está en el centro de la isla y lo ideal es visitarlo desde Ubud. Nosotros lo hicimos desde Kuta, lo que es un trayecto bastante largo. Además, todas las excursiones recomiendan llegar para el amanecer por lo impresionante que es. Fue de las pocas visitas que nosotros hicimos con excursión guiada y no nos arrepentimos. Vinieron a buscarnos a eso de las tres de la mañana en furgoneta, nos dieron un desayuno y sobre las cuatro y media nos pusimos a caminar. El guía llevaba un ritmo intenso que no todos pudieron seguir; su obsesión era que no perdiéramos el amanecer. En el último tramo casi agradeces subirlo de noche si tienes algo de vértigo, pero nada que no se pueda sobrellevar. Es una subida intensa, dura y a buen ritmo para llegar con tiempo, un esfuerzo matutino que puede realizar casi cualquiera con una forma física normal. Yo tengo vértigo y no lo pasé mal. 

Las vistas son impresionantes, Bali tiene una naturaleza envidiable. Eso sí, ¡hace mucho frío! A la bajada sobra la mitad de la ropa, pero vale la pena cargar con las sudaderas. Cuando estás esperando el amanecer sentado, a pesar del chocolate caliente que te dan, se pasa frío. El volcán en sí llama la atención, pero no se ve más que vapor y nubes.

Snorkel

Los mejores sitios son, a mi parecer, la isla Nusa Lembogan y el Parque Nacional de Bali. Para llegar a la isla puedes salir desde Sanur. Es una isla pequeñita y tranquila con aguas cristalinas. No queríamos salir del agua. 

El cuanto al Parque Nacional de Bali, al noroeste de la isla, es un lugar muy bonito lleno de ciervos salvajes y no tan conocido. Hay que compartir barco para que el precio no se dispare. Puedes ir al puerto por la mañana muy pronto y juntarte con otros turistas. Nosotros conseguimos buen precio hablando con un camarero de un hotel que nos lo organizó.

También debe estar muy bien, yo no lo conocí, el snorkel de Padangbai. Si hay buen buceo, entiendo que también buen snorkel. 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Juanki Palanki (martes, 17 enero 2017 19:04)

    Espectacular Bali... ¡Toda una fuente de inspiración! :-)