Cuando estoy con un jefe siento que es importante; cuando estoy con un líder siento que soy importante

Esta frase la leí en su día y me hizo reflexionar. Intentando desgranarla, he encontrado principalmente dos diferencias entre un jefe y un líder muy relacionadas con el egocentrismo o más bien con el conocido concepto en coaching de "egoless". 

 

Un líder escucha mucho más que habla

La principal diferencia para mí es esta. El líder quiere conocer a su equipo y escuchar sus proyectos, preocupaciones, dudas, experiencias, motivaciones, alegrías... Sabe que su propia experiencia y consejos solo son valiosos para quien le escucha si lo que va a contar está relacionado con lo que esa persona necesita; no con su propia necesidad de vanagloriarse. Es lo que en coaching se llama "egoless".

Cuando un líder habla la gente le escucha por lo que cuenta; no por el respeto a su posición en la compañía.

El jefe, sin embargo, habla más que escucha. Cuenta muchas batallas, da muchas lecciones e instrucciones. Hace unos meses estuve en una conferencia sobre casos de éxito de mentoring. Hablaban los mentores y los mentees, me encantó uno de los mentees, muy joven (no creo que tuviera más de 25 años). Comentaba que lo que más había valorado de su mentor es que no le contara lecciones magistrales porque para eso mucho mejor poner en Yotube una charla Ted. Y qué razón tenía. 

 

Y luego está la capacidad de quererse a uno mismo y a los demás. Un líder sabe que sin su equipo no sería nadie, mientras que el jefe sabe que su equipo solo triunfa gracias a él. Los líderes reconocen individualmente a los miembros de su equipo. Toman medidas reales para que la gente se sienta partícipe del éxito.

En el jefe es fácil identificar cuánto se valora a sí mismo y a los demás. Por ejemplo, cuando habla en primera persona del plural en afirmaciones como "somos un gran equipo, hemos conseguido unos resultados increíbles". También cuando se le escapa que "todo lo tiene que hacer yo porque si no las cosas no salen como tienen que salir". 

 

Hay, por supuesto, muchas más diferencias entre un jefe un líder. Pero yo creo que prácticamente todas las demás se logran a partir de estas: desarrollar al equipo, darles herramientas y posibilidades, lograr que tengan éxito o enseñar. Porque en otras competencias como orientación a resultados, un jefe y un líder pueden ser igual de brillantes.


Artículos relacionados

Tres libros que cambiarán tu forma de trabajar 


Comparte

Si te ha gustado este artículo...

Si no quieres perderte ningún artículo...



¿Cuál crees tú que es la diferencia entre un líder y un jefe? ¿Cuántos líderes has conocido?

Escribir comentario

Comentarios: 0