Ir más lejos gracias a la evaluación del desempeño

No estar en el mismo plano sería igual a que uno hable en chino y otro en español
No estar en el mismo plano sería igual a que uno hable en chino y otro en español

En estos momentos del año, en muchas empresas, se mantiene la conversación para comentar los resultados del año anterior, tanto en cuanto a objetivos como competencias. Es normal hacer un ejercicio previo para, durante la conversación, destacar nuestros logros y justificar nuestros errores.

Podemos lograr más si vamos más allá de un análisis objetivo de hechos y datos. Además, también podemos evitar que no haya un entendimiento sobre lo que cada uno está hablando.

Evalúa el pasado pero mira al futuro

Una de las cosas que se achacan a los sistemas de evaluación del desempeño es que miran al pasado y no se centran en el futuro. Es normal que durante la conversación quieras dedicar un tiempo a preguntar y comprender por qué tu manager te está dando ese feedback específico. Pero que esto no limite tus opciones: pregúntale qué es lo que ha funcionado, para continuar en esa línea, y cómo podéis seguir mejorando como equipo. Antes de la reunión, puedes incluso reflexionar tú mismo sobre soluciones de mejora de cara al futuro.

Si estás pensando en el pasado la conversación girará entorno a justificaciones. Si miras hacia el futuro se abrirán nuevas posibilidades y formas de trabajar. 

Lee El guardián de recuerdos y adéntrate en un mundo de recuerdos, historias entrelezadas y secretos silenciados.

Por solo 3,79€ en Amazon y otras librerías digitales. Lee las primeras páginas haciendo clic aquí.


Entra en la reunión sabiendo qué quieres transmitir tú

¿Qué mensaje quieres que se lleve tu manager de cómo has vivido el año? Piensa en dos o tres como mucho y házselos saber. Para ello, pregúntate – pensando en el futuro - qué te vendría bien destacar.

 

Escucha con plena atención

Yo creo que en las empresas pecamos mucho de no escuchar. Es habitual interrumpir, responder con nuestra postura y no tanto a lo que nos preguntan, quedarnos con la información que consideramos relevante desechando otra… Tal vez hayas escuchado que el problema de la comunicación es que escuchamos para responder y no para comprender. Sucede en todos los aspectos de la vida.

 

Haz un esfuerzo adicional en esta conversación para concentrarte en lo que tu manager quiere transmitirte y no te quedes solo con aquello que te interesa; obtén una visión global de la conversación y pon el mismo peso en las cosas positivas que en las negativas. Tendemos a quedarnos con esto último siendo injustos con nosotros mismos. 

 

¿Estáis hablando de lo mismo?

Pues a veces sucede que no, aunque parezca que sí. Hay un libro, Seis sombreros para pensar de Edward Bono, que refleja esto muy bien. Si uno está razonando de forma lógica y con hechos un acontecimiento y otro habla de cómo le hizo sentir lo que sucedió, jamás llegarán a un acuerdo. Cada uno está en planos completamente diferentes que no pueden entenderse. Este tipo de situaciones son comunes en las evaluaciones del rendimiento. 

 

Busca ese punto de entendimiento que necesitas, te beneficiará. 

 

Otros artículos relacionados:

Cómo elegir tu foto de Linkedin si estás buscando trabajo

10 claves más una para una excelente entrevista de trabajo

Negociar tu salario en un proceso de selección

Comparte


Escribir comentario

Comentarios: 0