Cómo negociar tu salario en un proceso de selección

Has tomado la decisión de participar en un proceso de selección en una nueva empresa. Tienes claro en qué tipo de compañía quieres trabajar, el proyecto que te interesa y qué puedes ofrecer. Al final del proceso te harán una propuesta salarial y dependiendo de la cantidad aceptarás o no. Pero un momento... nada más empezar el seleccionador quiere saber cuáles son tus expectativas salariales y tú aun no tienes detalles del proyecto en el que podrías embarcarte. ¿Qué contestas? Te sugiero, en base a mi experiencia - en esto no hay ciencia cierta-, cinco consejos para responder a esta pregunta.  

1. Primero, lo primero: sé sincero contigo mismo

Antes de solicitar una vacante en una empresa tienes que decidir qué salario aceptarías, tanto si estás desempleado como si ya tienes trabajo. Es una conversación interna que debes tener con absoluta sinceridad. No es una conversación fácil porque tienes que "ponerte un precio a ti mismo" pero yo creo que es imprescindible. 

Si te cuesta pensar en una cifra sin conocer aún el proyecto que te pueden ofrecer, la posición o las posibilidades de futuro, concreta al menos un rango con una cifra mínima. Puedes explicarle al entrevistador que es tu rango y dependerá de lo que te ofrezcan.

 

2. Sé coherente

No es raro encontrarnos con candidatos que en la entrevista telefónica inicial piden una cantidad, en la presencial suben unos tres mil euros esa cantidad y, en la reunión con negocio otros tres mil. Mi lectura es que según avanzan en el proceso saben que están gustando a los entrevistadores y se sienten más confiados para pedir más. 

Lee El guardián de recuerdos y adéntrate en un mundo de recuerdos, historias entrelezadas y secretos silenciados.

Por solo 3,79€ en Amazon y otras librerías digitales. 

Lee las primeras páginas haciendo clic aquí.


Es una estrategia legítima, por supuesto. Sin embargo, desde el otro lado de la mesa se percibe que el candidato es poco coherente y no tiene claras las cosas. Puede ser un juicio injusto, pero no olvides que en un proceso el seleccionador se fijará en todos los movimientos del candidato para emitir una evaluación y concretar si encaja en la vacante, el equipo y la compañía. Cómo negocia el candidato nos proporciona mucha información. 

 

3. Si respondes con tu salario actual en vez de tus expectativas, pierdes poder de negociación

 

Muchos candidatos lo hacen, sobre todo si no han tenido la conversación consigo mismos antes. Es una respuesta válida. Tan solo ten en cuenta que te está quitando a ti poder de negociación. La compañía fijará una oferta sobre lo que considera que podría interesarte sin saber tu punto de vista. 

4. Decide hasta dónde quieres arriesgarte con la cifra que das

En póker, ¿te echarías un farol con malas cartas o jugarías solo si son buenas? Esta es la pregunta clave y me temo que no tiene una única respuesta. Yo evaluaría lo que me apetece el proyecto y lo que estoy dispuesto a arriesgar. Si pides más dinero y luego reculas porque no entras en el presupuesto, es difícil que dejes una buena imagen y cuenten contigo. 

 

5. Contranegociar el salario

He visto y he conocido a través de compañeros casos con resultados muy diversos. La experiencia me dice que contranegociar no suele salir bien porque lo ideal es que una parte tenga claro qué está dispuesto a ofrecer y la otra qué está dispuesto a aceptar. A esto me refiero cuando digo que si no dejas claras tus expectativas, pierdes poder de negociación y la empresa hará una oferta un poco en ciego. Entonces llegan las idas y vueltas con la oferta salarial. Si razonas bien los motivos por lo que no estás de acuerdo con la oferta, puede salir bien.

 

Sí es más habitual negociar algunas condiciones concretas que pueden no haberse aclarado bien durante el proceso.

 

Y si la empresa no habla de salario a lo largo del proceso, ¿puedo hacerlo yo?

Para preparar este artículo he leído a otros profesionales que hablan del mismo tema y muchos afirman tajantemente que no debes introducir el tema del salario si no lo hace el entrevistador. Yo no estoy de acuerdo. En la primera entrevista telefónica que hago planteo las expectativas salariales del candidato ya que nunca publico vacantes con un rango salarial. Otros entrevistadores publican el rango y prefieren no hablar de salario hasta el final del proceso. Son formas diferentes de trabajar y cada uno tiene sus motivos para hacerlo de una forma u otra. 

A mí me parece surrealista gestionar un proceso de selección sin hablar de salario. Si por algún motivo yo no saco el tema y lo hace el candidato, me parece una pregunta legítima. Está invirtiendo su tiempo - en muchas ocasiones sale en medio de su horario laboral para hacer una entrevista conmigo - y tiene derecho a saber si le vamos a ofrecer algo que le encaje. Lo mismo para mí; me gusta saber si al candidato le podría encajar la oferta antes de organizar más entrevistas. Lo que está claro es que al inicio del proceso se habla de rangos y expectativas, y solo al final del mismo se negociarán unas condiciones exactas.

 

Otros artículos relacionados:

- Cómo elegir tu foto de Linkedin si estás buscando trabajo

- 10 claves más una para una excelente entrevista de trabajo

- Ir más lejos gracias a tu evaluación del desempeño

Comparte

Si te gusta este artículo...

Si te gusta el blog y quieres estar al día de los artículos...


¿Cuál es tu experiencia negociando tu salario en un proceso de selección? ¿Tienes algún consejos más que te haya sido útil? ¡Compártelo en comentarios!

Escribir comentario

Comentarios: 0