La clave para destacar en un proceso de selección

Muchas veces veo caras de frustración entre candidatos que se presentan a vacantes con 500 solicitudes o más, planteándose cómo conseguirán posicionarse entre los primeros. 

 

En el artículo sobre cómo hacer un CV de 10 puedes encontrar consejos para llegar más rápido a la entrevista telefónica y por último a la presencial. Pero hoy me quiero centrar en esta fase, cuando ya estás delante del seleccionador. Hace un año escribí un artículo sobre cómo hacer una entrevista en el que enfatizaba la importancia de ser tú mismo en estas entrevistas. Últimamente me estoy planteando que este artículo se puede ampliar con un consejo adicional que marca la diferencia entre los candidatos. 

Pensando en quiénes han hecho entrevistas muy buenas conmigo, recordé el caso de una candidata que durante los primeros minutos de conversación no parecía prometer mucho. Los entrevistadores tenemos que estar muy entrenados para no dejarnos llevar por las primeras impresiones; ahí radica la calidad de un buen entrevistador. No hay nada más desacertado que aquel que dice que "en dos minutos de entrevista ya sé si le voy a contratar o no"*. En esta entrevista en concreto, fue a partir de los diez o quince minutos cuando la candidata mostró todo el conocimiento, experiencia valiosa y potencial que tenía. En el momento en que comenzó a hablar de su trabajo, de las dificultades a las que se había enfrentado, de sus logros, de sus proyectos, se subió y me enganchó. Fue un caso de éxito porque evité el sesgo de la primera impresión y porque es una de las mejores trabajadoras que he conocido.

Lee El guardián de recuerdos y adéntrate en un mundo de recuerdos, historias entrelezadas y secretos silenciados.

Por solo 3,79€ en Amazon y otras librerías digitales. 

Lee las primeras páginas haciendo clic aquí.


Recordé también el de otra candidata que entrevisté junto con una compañera del departamento. Era para un puesto que, lo confieso, las dos considerábamos un tanto aburrido. Fue escuchar a esta candidata y nos faltó poco para dejarnos boquiabiertas. Ponía tanta pasión en lo que contaba que era imposible no dejarse llevar por su emoción. Los proyectos que había desarrollado, las decisiones que había tomado, las mejoras que había implantado, lo orgullosa que se sentía de su trabajo. Hablaba transmitiéndonos pasión por lo que hacía, convenciéndonos de que disfrutaba de ello y ponía todo su empeño en que fuera lo mejor posible, sintiéndose dueña de cada una de las cosas que gestionaba. 

 

Hay más casos parecidos y todos tienen algo en común: la pasión. En condiciones similares, el candidato que sepa transmitir cómo disfruta con su trabajo destacará inequívocamente frente a otros. Esta es la buena noticia: hay una forma de destacar entre los demás. Ahora llega la mala: a no ser que estés a punto de ganar un Óscar, veo difícil poner pasión al hablar sobre tu trabajo si no lo sientes. 

 

Sí creo que muchos candidatos ocultan sus emociones en una entrevista con el fin de dar esa imagen "políticamente correcta" que creen que gustará al entrevistador. Este es, de hecho, otro de los retos de los entrevistadores. Intentamos crear entornos en los que el candidato se sienta cómodo, planteándoles preguntas que les permitan responder con libertad y entablar una conversación. Necesitamos que los candidatos salgan de esa pantalla "políticamente correcta" para poder conocerles mejor como personas. En más de una ocasión he parado la entrevista y le he transmitido al candidato que tras media hora hablando aun sentía que no le conocía y no podía evaluar su experiencia. Y siempre ha sido porque contestaba lo que creía que yo quería oír.

 

Yo invito a aquellas personas que están en procesos de selección que se permitan mostrarse más como realmente son y hablen con pasión de su trabajo (si la sienten). De nada sirve mostrarse con un discurso rígido si lo que buscas es destacar y transmitir que eras la persona perfecta para el puesto porque nadie lo hará con tanta pasión como tú, empeñándote en mejorar todo lo que haces. 

 

*Este es un error muy común entre managers de negocio que tienen que hacer entrevistas de trabajo. Lo que provoca es el sesgo de confirmación. Si en los primeros cinco minutos decides que el candidato no te va a gustar ("porque tienes muy buen olfato") lo único que harás durante el resto de entrevista será confirmar que no es buen candidato con cada palabra que diga, sin darle opción a cambiar tu opinión. También sucede mucho lo contrario. Te encanta nada más estrecharos la mano y le haces una entrevista para que demostrar que es el candidato perfecto. 


Artículos relacionados

Haz un CV de 10 y llega más rápido a la entrevista telefónica



Comparte

Si te ha gustado el artículo...

Si no quieres perderte ningún artículo...


¿Tienes otros consejos para una entrevista de trabajo? Compártelos en comentarios.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    María (viernes, 24 febrero 2017 14:33)

    Hola Astrid, este tipo de CV os gustá a los seleccionadores:

    https://app.enhancv.com/resume/new

    Gracias!!

  • #2

    Astrid Nilsen (sábado, 25 febrero 2017 08:22)

    ¡Muchas gracias por compartir esta herramienta, María! Está muy bien porque recoge todo lo que yo creo que tiene que tener un CV. Yo le pondría algo menos de colores y la duda que tengo es si un candidato con amplia experiencia puede destacar lo que quiere en una única página. Es una herramienta editable, así que creo que estos dos puntos se pueden salvar perfectamente. Con tu permiso, la daré a conocer ;)
    Te animo a leer este artículo para completar información sobre cómo hacer un cv: https://www.astridnilsen.es/2017/02/11/haz-un-cv-de-10/ ¡Un beso!